Muere Chris Cornell, líder de Soundgarden y Audioslave

Category: Inicio

10678-3

El representante del cantante de 52 años asegura que el fallecimiento ha sido súbito e inesperado

Con 52 años, Chris Cornell podía ya considerarse un superviviente de la generación del grunge, acaso el último movimiento total que fabricó la cultura popular antes de la era de la fragmentación y la ironía. El vocalista de Soundgarden fue hallado muerto ayer, miércoles, en su habitación de hotel tras un concierto de la banda en Detroit. El viernes tenían que actuar en Columbus, Ohio. Las causas de la muerte son aún desconocidas. “He perdido a un montón de jóvenes y brillantes amigos. Andy Wood, Laney Stanley y Jeff Buckley. Y Kurt Cobain y Shannon Hoon, otro gran amigo, igual que Mike Starr”, declaraba hace apenas dos años en una entrevista concedida a la edición australiana de Rolling Stone.

Chris Cornell formó Soundgarden en 1984. La banda fue una de las primeras en firmar por Sub Pop, el sello alternativo de Seattle que acunó a casi todos los grupos formados en la lluviosa ciudad que a principios de los noventa alcanzarían el éxito bajo el paraguas del grunge, ese movimiento que los medios presentaron como un antídoto lleno de nihilismo y autenticidad ante los excesos del rock de los ochenta.

A diferencia de Kurt Cobain, Chris Cornell y Soundgarden nunca parecieron especialmente predispuestos a romper con el pasado. En 1990, su Ultramega OK fue nominado al Grammy al mejor disco de metal y dos años más tarde, ya con el exitoso Badmotorfinger en las calles, la banda se embarcó en una extensa gira estadounidense haciendo de teloneros de Skid Row, una banda de hard rock que tenía mucho más en común con Guns n’Roses o Aerosmith que con Black Flag o Pixies, referentes más comúnmente asociados a le ética y estética grunge.

Cornell fue un rara avis dentro del ecosistema del Seattle de principios de los noventa. En la escena musical actual, también lo era, pero, más que por la forma en que gestionó su carrera en los últimos años, por el hecho de estar, simplemente, vivo. A diferencia de Eddie Vedder, líder de Pearl Jam, quien siempre prefirió el surf a la heroína, Cornell tuvo sus adicciones –básicamente, alcohol- y sus depresiones. Subió y bajó, entró y salió de la senda del éxito en infinitas ocasiones. Grabó una canción para una entrega de James Bond (Casino Royale) y llegó a ser noticia hasta por cortarse el pelo. Fue la mayor y más longeva estrella del rock que surgió del grunge, el movimiento que iba a acabar con el rock.

Chris Cornell, vocalista de míticas bandas como Soundgarden y Audioslave ha muerto la noche del miércoles a los 52 años de edad por causas todavía sin determinar. Fue el propio representante del cantante, Brian Bumbery, el que le comunicó a la Associated Press la trágica noticia añadiendo que su fallecimiento ha sido “repentino e inesperado”.

Tan solo unas horas antes, Cornell estuvo tocando en un concierto de Soundgarden que tuvo lugar en el FOX Theatre. Bumbery destacó que la familia del célebre músico ha pedido privacidad y que ya están trabajando muy de cerca con el equipo médico para determinar la causa de su muerte.

Cornell nació el 20 de julio de 1964 en Seattle y fue un prolífico guitarrista y cantante. Tuvo sus inicios en la industria musical como batería. Con una voz muy característica del oscuro barítono, Cornell siempre dijo: “intento pensar en el dolor como un grito”.

Fundada en 1984, Soundgarden figura en los libros de historia del rock como parte del grunge, aquella explosión artística que se dio en Seattle (Estados Unidos) entre finales de los ochenta y principios de los noventa, abanderada por nombres tan dispares como Pearl Jam, Alice in Chains o Nirvana. El movimiento recogió el desencanto de una generación que, despojada de los sueños de sus padres, los baby-boomers que vivieron con intensidad los años sesenta, mezcló la angustia del punk con la densidad del hard rock.

Dentro de aquel conjunto de bandas, Soundgarden defendió postulados estéticos cercanos a la herencia de dinosaurios de los años setenta como Led Zeppelin o Black Sabbath, gracias, en gran parte, a la voz poderosa y llena de matices de Cornell y a la guitarra de Kim Thayil, escogido entre los 100 mejores intérpretes del instrumento por la revista estadounidense Rolling Stone.

El mayor éxito de Soundgarden llegaría en 1994 con el álbum Superunknown.

Cornell será recordado por canciones como Black Hole Sun, con el grupo Soundgarden, o Like a Stone, de Audioslave. También tenía una carrera como solista y su segundo disco, de 2007, incluía el tema You Know My Name, que se incluyó en la banda sonora de la película Casino Royale.

 

 

[Fuente: El País]